El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos dio a conocer la inflación estimada para el mes de Agosto. Según el organismo, el incremento de precios en el último mes fue a nivel nacional del 1,4% y particularmente en la región del Gran Buenos Aires del 1,5%. En los últimos 8 meses, registra un alza del 15,4% y en términos interanuales el incremento asciende al 23,1%.

Lejos está de cumplirse las metas del gobierno nacional. Según el Presidente del Banco Central, Federico Stursenegger, la inflación esperada para el corriente año es del 17%. Para que se cumplan las expectativas, en los restantes 4 meses del año las mediciones deberían ser a lo sumo del 0,9%. En las últimas estimaciones, pareciera ser que la tasa de aumento tiende a estabilizarse en torno al 1,3 y 1,5% indicando que son mínimas las chances de que el año cierre en el valor pautado.

El incremento de precios en el último mes fue a nivel nacional del 1,4% y particularmente en la región del Gran Buenos Aires del 1,5%.

Analizando la variación de precios por rubros, los mayores incrementos se dieron en educación con el 2,0%, alimentos 2,1%, servicios básicos 2,2% y salud 2,5%. Cabe destacar que los principales aumentos se dieron en los bienes y servicios que en mayor proporción adquieren las personas de recursos medios y bajos.

Una de las principales preocupaciones que genera la inflación, es que el poder de compra de los salarios se debilita. Hace unos días, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) presentó un informe que marca un descenso en el consumo del 0,3% respecto a agosto del 2016 acumulando 20 meses consecutivos de caída. Esta cámara, que agrupa a un gran porcentaje de las empresas nacionales, se muestra optimista hacia los próximos meses, esperando que las compras en los distintos puntos de venta del país comiencen a repuntar. Este escenario parece poco probable que se cumpla si se asume que luego de las elecciones, el gobierno nacional va a autorizar nuevos aumentos en las tarifas de los servicios públicos como luz, gas, comunicaciones y transporte. Esto, sumado a que las paritarias no se reabren hasta el próximo año, pone en duda toda posibilidad de mejora en el consumo por parte de las familias.