Con la idea de seducir al público joven que no los apoyó en las elecciones pasadas, el gobierno nacional sale a ofrecer créditos hipotecarios a personas de entre 18 y 31 años sin acreditación de ingresos.

Lo cierto, es que estas personas van a poder inscribirse en el sistema de créditos procrear para la compra de una vivienda de hasta 1.200.000 pesos. No requiere ahorro propio y los interesados luego de ser preseleccionados deberán abrir una cuenta bancaria y depositar periódicamente dinero para llegar a un ahorro de al menos 60 mil pesos al cabo de 12 meses. Esto servirá para demostrar una capacidad de ingresos de parte del solicitante y además va a ser parte del monto necesario para la compra de la unidad. Los ingresos mensuales mínimos requeridos son 18.000 pesos, pero en caso de no calificar, puede ser complementado con los ingresos del conyuge.

Para inscribirse, deben realizarlo únicamente a través del sitio www.argentina.gob.ar/procrear completando con sus datos y en el caso de ser preseleccionado recibirán un correo electrónico indicando como continua el trámite.

Salvando las posibles intenciones políticas, la medida es muy favorable para aquellos jóvenes que, al no poder demostrar solvencia, son rechazados del sistema financiero. Pero por otra parte, hay grandes dudas respecto a la solvencia a largo plazo ya que “la confianza” es la verdadera garantía de la operación.