El INDEC dio a conocer el costo de la canasta básica total y alimentaria correspondiente al mes de agosto. Según el Instituto, para que una familia tipo no caiga por debajo de la línea de pobreza, debe tener ingresos de al menos 15.244 pesos mensuales. El costo de la canasta sufrió un aumento respecto al mes de julio del 1,5% e interanualmente del 22%. El estudio define como familia tipo a una conformada por dos adultos y dos menores de edad.

Respecto a la canasta básica alimentaria, la que establece el límite por el cual una familia es considerada pobre o indigente, se situó en el mes de agosto en 6.247 pesos. La canasta tuvo un aumento del 1,9% respecto al mes anterior, por encima de la inflación promedio de la economía. Esto muestra como los de menores ingresos son quienes se ven más golpeados por los aumentos.

Es importante destacar que el informe no contempla costos de alquiler de vivienda, es decir que asume que las familias poseen casa propia. No contempla vehículo ni servicios como medicina y educación privadas. En un trabajo publicado por el Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (CESyAC), el costo de la canasta básica total para una familia tipo, considerando los conceptos enunciados, asciende a 35.332 pesos, muy por encima de la cifra oficial.

La Encuesta Permanente de Hogares del primer trimestre indica que el 40% de las familias poseen ingresos menores a los 15.000 pesos, esto muestra la desigualdad entre la población donde solo el 10% más rico gana por encima de 45.000 pesos. El salario mínimo vital y móvil que rige actualmente es de 8.860 pesos, muy por debajo de lo que exige el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos para no caer bajo la línea de pobreza. El próximo aumento va a ser en enero próximo, cuyo monto se va a situar en 9.500.