Nadie avala ni respalda la corrupción. Pero también hay que decir que la corrupción no tiene nada que ver con las decisiones de política económica. Cuando se pone a la corrupción en primera plana, se puede estar tapando el resultado de las medidas de política económica.

Cuando asumió el gobierno Macrista, permitieron que los bancos internacionales puedan venir a Argentina y ganar una tasa del 40% en dólares. Se decidió que se vallan los dólares del sistema financiero. Por ejemplo, una institución financiera que trajo 10 millones de dólares hace un año, al día de hoy, ganó 4 millones de dólares.