Son muchas las preocupaciones que derivan de la crisis económica que está generando el coronavirus en la República Argentina. Entre las mayores incertidumbres que han surgido en la última semana, tras el decreto nacional del aislamiento social obligatorio, se encuentra la situación económica de los trabajadores que, por razones lógicas, se les frenó la actividad comercial.
Hoy son 7 millones de trabajadores los que dependen del sueldo de una PYME para vivir, que a su vez, si el consumo sufre una recesión, se le imposibilita recibir ganancias y pagar sueldos a sus empleados. Para evitar los despidos y las quiebras económicas de los trabajadores, el Banco Central habilitó a las entidades financieras conceder una línea de crédito al 24% anual a las PYMES, lo que representa una tasa de interés accesible a comparación de lo fijado anteriormente. Lo que se busca con esta medida es que no se resienta la cadena de pagos.
También, el Gobierno permitió la flexibilización provisoria de la mora en impuestos como la luz, el gas y el agua para después del 1 de abril, fecha en que por el momento está previsto el fin del período de aislamiento. Es decir, lo que el Estado quiere evitar es que a los ciudadanos se les corten los servicios básicos por no tener permitido salir de sus hogares a pagar o por no poder hacerlo debido al ajuste de dinero.
Otra preocupación de los argentinos es qué va a ocurrir con los 3,2 millones de monotributistas que existen en la actualidad, que dependen de una sociedad cotidianamente activa para generar sus ingresos. Asimismo, los contratos de alquiler se ven afectados por un hecho ajeno a las partes. Ante tanta incertidumbre, el presidente se reunirá mañana con los intendentes para acordar resoluciones en cuanto a los monotributistas y los contratos, y para generar nuevas medidas destinadas a las PYMES.
Por otra parte, el presidente Alberto Fernández aclaró que no van a faltar alimentos en las góndolas de los supermercados ya que Argentina es, ante el mundo, un productor y proveedor de alimentos internacional. Lo que es importante tener en cuenta es que no es necesario excederse en cada compra porque, de esta manera, tendríamos que esperar el lapso de reposición de productos y limitaríamos a cierta cantidad de personas a adquirir alimentos hasta que las góndolas sean llenadas nuevamente.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *