En el día de hoy la petrolera YPF vuelve a aumentar el precio de sus combustibles. Este aumento viene de la mano con los aumentos aplicados la semana pasada por las petroleras Axion y Shell con ajustes del 4,5 al 6%.

Este aumento (el tercero del año), llevó el precio de la nafta super en la Ciudad de Buenos Aires a 25,24 pesos y en el caso de la nafta de mayor calidad, la nafta infinia, su precio llega a 29,28 pesos. Para el caso del gas oíl, los valores pasaron a 22,06 y 25,70 pesos para el diésel 500 e infinia diésel respectivamente.

Desde que se liberó el mercado del combustible el 27 de noviembre del año pasado, los combustibles aumentaron en promedio un 25% y desde diciembre del 2015 el aumento ya supera el 100%.

Liberar el mercado implica que las petroleras puedan fijar sus precios y políticas comerciales sin previa consulta al gobierno nacional. Por otra parte, pueden libremente importar combustibles para sustituir producción local o para asistir a la demanda en el caso de que el mercado interno no pueda autoabastecerse.

Esta liberación generó que su precio se vuelva muy volátil (generalmente hacia la suba) y dependiente del mercado internacional.

Por un lado, los precios se fijan en función a la evolución de la cotización del dólar que desde febrero se incrementó el 2,8%. Además, el precio del crudo internacional, que desde febrero sufrió un incremento de 5% para el caso del Brent, juega un rol fundamental en el precio de los combustibles del mercado interno y la suba del bioetanol que el gobierno autorizó un aumento del 12%.

Se espera que en los próximos meses los precios vuelvan a aumentar ya que este último ajuste es considerado insuficiente para hacer frente al incremento de los costos. El precio internacional del crudo sigue aumentando, el dólar seguramente va a pegar un salto en los próximos meses a pesar de los dichos del BCRA y las paritarias que se vienen van a impulsar los futuros aumentos.